lunes, 11 de diciembre de 2017

Pasión de la aventura


Muchas personas, viven inmersas en sus infelices circunstancias
y, sin embargo, no toman la iniciativa para cambiar su situación
porque están condicionadas a una vida de seguridad.
La conformidad y la conservación, surgen para proporcionar
tranquilidad, pero en realidad, no hay nada más perjudicial para
el espíritu aventurero, que un futuro seguro. El núcleo básico del
espíritu vivo de una persona, es su pasión por la aventura.
La alegría de vivir, proviene de nuestros encuentros con nuevas
experiencias, y por lo tanto, no hay mayor gozo que tener un
horizonte sin fin , que cada día salga un sol nuevo y diferente.
Si deseas obtener más de la vida, debes perder tu inclinación
por la seguridad monótona, y adoptar un estilo de confusión,
que al principio te hará parecer loco. Pero una vez que te
acostumbras a esta vida, se ve todo su sentido e increible
belleza.

OPORTUNISTAS


¿Qué se oculta tras la impaciencia?. Básicamente el miedo
a fracasar. Las personas que desean satisfacer con rapidez
sus deseos - por ejemplo una promoción laboral - en realidad,
no están seguras de poder abrirse camino por sus propios 
medios.Por eso se aferran a la inmediatez como si fuera su
última oportunidad. Este es el perfil, de las personas que viven
pendientes de un golpe de suerte, para infiltrarse en una posición
que en el fondo creen que no les corresponde. El oportunista, es
impaciente porque sabe que solo puede medrar cuando los
elementos externos se conjugan caprichosamente a su favor.
La impaciencia, es un peligro constante para quien se deja guiar
por ella. Relaciones que se deterioran por un golpe de genio,
o proyectos frustrados por airearlos antes de tiempo.

No es bueno dejarse llevar por la inmediatez, tampoco dormirse
en los laureles, hay que dejar que el tiempo madure nuestras
decisiones y actos.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Ellas y ellos


El debate, sobre si hay diferencias entre la psicología
masculina y la femenina es controvertido.Se argumenta, que
admitir esta distinción, significa institucionalizar el sexismo,además
de poner en peligro, la paridad entre sexos en el ámbito profesional.
Para entenderse en pareja, hay que tener presente estas diferencias
generalizadas:
1.- La mujeres por regla general, tienen miedo a dar y los hombres
a recibir.
2.- A ellas, les gusta hablar de sus problemas, mientras que a los
hombres, les cuesta expresarse, prefiriendo encontrar soluciones
a solas.
3.- Toda mujer, aspira a mejorar - o reformar - a su hombre,
mientras que el tan sólo quiere que lo acepten como es.
Una de las claves de empatía en la pareja es encontrar una
forma de comunicación efectiva-no agresiva -  para lidiar con
las diferencias.
Pretender uniformar caracteres distintos, constituirá una fuente
de fricciones compartidas.

viernes, 8 de diciembre de 2017

¿Quien dijo imposible?



Las circunstancias extremas nunca deben ser un freno
para un proyecto que le ha llegado la hora.
Dado que las iniciativas que surgen del idealismo acaban
transformando la sociedad, debemos blindarnos ante las
flechas del desánimo, como "eso es imposible", "hay crisis"
o "ahora no es el momento".
En cualquier tarea que nos propongamos, incluyendo nuestro
grano de arena para salir adelante, depende solo de
nosotros el empezar a cambiar las cosas. Tal vez, no obremos
un milagro a la primera de cambio, pero al menos nos abremos
puesto en camino para lograrlo.
"Lo difícil es aquello que se puede hacer inmediatamente; lo
imposible, sólo tarda un poco más".

jueves, 7 de diciembre de 2017

Una ley universal


Henley escribió el poético verso" Yo soy el dueño de mi
destino, el capitán de mi alma", habría podido informarnos,
de que somos los dueños de nuestro propio destino porque
somos ante todo, los dueños de nuestras actitudes.
Estas configuran nuestro futuro. Se trata de una ley universal.
El poeta habría podido decirnos con gran entusiasmo que
esta ley, actúa tanto si las actitudes son destructivas o
constructivas. La ley afirma, que convertimos en realidad
física, los pensamientos y las actitudes que albergamos en
nuestra mente, con independencia de lo que sean...
Convertimos en realidad, los pensamientos de pobreza con 
la misma rapidez,  que lo hacemos con los de la riqueza.
Sin embargo, cuando nuestra actitud hacia nosotros mismos
es positiva y hacia los demás generosa y compasiva, logramos
grandes parcelas de éxito.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Un jardín interior



La metáfora más apropiada para explicar el centro
espiritual de cada persona es el jardín, un lugar que
invita a la paz y la tranquilidad.Cuando nuestro jardín
se encuentra en orden, sin alteraciones, cuando dejamos
de lado la ansiedad y las obligaciones, el ruido del mundo,
y la confusión, podemos decir que nuestro jardín interior
tiene salud. Este tipo de jardín, es un lugar delicado, pues
si no lo cuidamos pronto de llenará de malas hierbas y
quedará abandonado. A nadie, le gusta caminar por jardines
con ese aspecto. Este es el motivo por el cual se encuentran
vacíos o carentes de visitantes. El jardinero que no se
ocupa de sus emociones, sería la persona solitaria que con 
el paso de los años se vuelve huraña e inaccesible.
Encerrada entre los muros de su rigidez, alimenta el
resentimiento contra el mundo, y cualquier cosa que sale
mal la atribuye a causas externas.

martes, 5 de diciembre de 2017

Los colores de la vida


La vida, es como una caja de lápices de colores.La
mayoría de las personas, son cajas de ocho colores,
pero lo que estamos buscando, son cajas de sesenta
y cuatro.
Me imagino a mí mismo, como una de sesenta y cuatro,
a pesar de que me faltaran algunos. Pero eso está bien
porque tengo algunos colores más vibrantes, como el
vigor o mi disposición. Pero también tengo algunos 
problemas que solo pueden solucionarse con los ocho
colores de las otras cajas.¿Alguien más tiene este problema?
Quiero decir, que hay tantos colores en la vida para sentir...
De manera, que cuando me encuentro con alguien que es
una caja de ocho digo."Anda,¡hola magenta!".Y ella responde
¿Quieres decir morado?.Y se va con su morado, y a mí, eso
me gusta, porque no quiero magenta.